Qué ver en Malta en un día de crucero. La escala que lo tiene todo

Malta, localizada en el Mar Mediterráneo, es una isla europea que forma parte de la República de Malta, un archipiélago. Debido a su posición, entre Europa y el continente africano, a lo largo de los años ha sido codiciada por muchos países. Goza de un excelente clima, siendo uno de los lugares más soleados del viejo continente, permitiendo el disfrute de sus aguas cristalinas en cualquier momento del año. Pero no son solo sus playas lo que la hace atractiva, Malta tiene todo tipo de paisajes y turismo, así que descubre qué más tiene para ofrecer leyendo qué ver en Malta en un día de crucero.

 

Cómo llegar al centro de Malta desde el puerto

Últimamente la isla de Malta ha ganado fama entre las líneas de cruceros. El terminal de cruceros, llamado Valletta Cruise Port, no está ubicado en La Valeta, capital de Malta, sino que en Floriana, la localidad vecina. Sin embargo, ese detalle no se traduce en que se debe recorrer una larga distancia para llegar al centro de la ciudad; de hecho, está a dos kilómetros. Para recompensar este detalle, el muelle está bien organizado para darle la bienvenida a los turistas, con puestos de información, tiendas, hoteles y restaurantes.

Si decides caminar, tardarás 20 minutos en llegar al centro desde este puerto. También puedes dirigirte al terminal de autobuses, en la Plaza de la Fuente de Tritón, montándote en el Autobus 130. Puedes optar entre comprar un billete de trasbordo que dure 2 horas, o un día, dependiendo de si planeas trasladarte usando éste constantemente. Cuesta unos 2 euros.

Si tienes prisa y estás dispuesto a pagar un poco más, siempre está la opción del taxi. El viaje del puerto al centro de La Valeta tiene un precio que ronda los 10 euros.

También podéis optar por los autobuses turísticos. Se dividen en colores segun las rutas que hacen. Los precios son similares para las tres rutas. Rondan los 10 euros.

 

Qué ver en Malta

 

La Campana del Asedio

 

Campana del Asedio, Malta

Ésta es un monumento conmemorativo de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial y de aquellos que fueron tan valientes que se atrevieron a luchar incluso sin armas. Durante la época de la guerra, el sonido de la campana anunciaba que un nuevo ataque se acercaba. Junto al mar, la campana, nombrada Siege Bell War Memorial, yace en la cima de unos escalones, y a sus pies, a un par de metros, se encuentra la escultura de un soldado abatido.

 

Rotunda de Mosta

 

Rotunda de Mosta, Malta

 

En el centro de la isla de Malta, en Mosta, está la Iglesia de la Asunción de Mosta, destacando entre los edificios y viviendas a su alrededor. Posee la una de las cúpulas más grandes de Europa y tuvo la dicha de recibir una bomba en 1942 y que ésta no explotara, evitando que murieran las 300 personas rezando en su interior. En esta descomunal edificación hay obras de varios artistas de renombre y objetos de interés religioso. Actualmente la entrada para ingresar cuesta 2 euros e incluye un recorrido guiado.

 

Catacumbas de San Pablo

En Rabat, estas catacumbas fueron construidas porque estaba prohibido enterrar a los muertos en las ciudades. Fueron bautizadas como Catacumbas de San Pablo, debido a que este santo naufragó en los años 60 en Malta y duró 4 meses en la isla. Hoy en día es un sitio arqueológico y está abierto al público de 9 de la mañana a 5 de la tarde. Con más de 2.000 m², son las catacumbas más grandes hasta ahora halladas en Malta. Antes de ingresar, se pasa por un museo donde explican los métodos de los entierros y su historia. Este lugar no es aconsejable para claustrofóbicos.

 

Templo de Tarxien

 

Templo de Tarxien, Malta

 

Malta cuenta con estructuras megalíticas esparcidas por su territorio. El templo de Tarxien es una construcción prehistórica que data del 2.800 a.C. y que, como otros lugares con sus mismas características, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Durante tu visita, es recomendable que solicites un folleto donde podrás encontrar la historia del templo, incluso disponible en español, para que así comprendas lo que ves. Queda cerca de la ciudad de Paola y la entrada para los adultos es de 6 euros.

 

Piscina de San Pedro

 

Piscina San pedro, Malta

 

Se trata de una pequeña bahía al sur de la isla. Está a 10 minutos en automóvil de la ciudad de Marsaxlokk, o a media hora caminando. Está retirado y sin tiendas, así que debes llevar lo que vayas a consumir. La profundidad de esta piscina natural es de 4,5 metros y tiene una escalera para facilitar el ingreso de los visitantes. Además, si deseas ver fauna marina, como pulpos, peces de colores y morenas, solo tienes que nadar un poco fuera de la bahía para lograrlo.

 

Aldea de Popeye

 

Aldea de popeye, Malta

 

También conocida como Sweethaven Village, es un pueblo inspirado en uno de los marineros más famosos de los dibujos animados: Popeye, el que ganaba fuerza comiendo espinacas. El Pueblo de Popeye está en Anchor Bay y es un lugar original para pasar vacaciones en familia. Fue construido por Paramount Pictures y Walt Disney Productions para la película de Popeye de 1980 y, posteriormente, estos 19 edificios hechos con madera holandesa y canadiense, se convirtieron en un museo y parque de atracciones.

 

Blue Grotto

 

Blue Grotto, Malta

 

La Cueva Azul está conformada por 6 cuevas marinas ubicadas a unos 13 kilómetros de La Valeta. Es uno de los destinos turísticos más escogido por los viajeros para nadar y practicar buceo. Los tonos de azul del mar cristalino se reflejan en sus paredes y las rocas en su interior están cubiertas por corales, dejando fascinado a cualquiera. Antes de bajar, llegarás a un mirador donde también hay un restaurante, tiendas y el puesto en el que venden los tickets. Cuesta 7,5 euros para los adultos y el recorrido dura alrededor de una hora. Un dato interesante es que en ella se filmaron escenas de la película Troya.

 

Qué ver cerca de Malta. Excursiones recomendadas

 

Aquí tenéis una recopilación de excursiones mucho más completas y mucho más baratas que las que podréis conseguir en el barco. Más abajo os hablo sobre ellas.

 

 

 

Isla de Gozo

 

Gozo, Malta

 

Esta isla también forma parte de la República de Malta. Su tamaño es un tercio de la superficie de la isla de Malta, pero se considera un destino más llamativo gracias a su tranquilidad y entorno más verde y rural. Sus características lo hacen ideales para practicar deportes como el buceo o el senderismo, o simplemente entrar en contacto con la naturaleza. Ofrece fortalezas, salinas, estructuras de miles de años de antigüedad, excelentes playas y cuevas por explorar. Puedes llegar a Gozo montándote en un ferry al norte de Malta, puerto de Cirkewwa, y pagando unos 5 euros.

 

Mdina

 

mdina malta

 

Conocida por muchos por ser uno de los escenarios de la famosa seria «Juego de Tronos«, esta ciudad amurallada también está plagada de historia. Si has oído hablar de los Templarios o te gusta la cultura medieval te recomiendo que la visites. Si consigues ir cuando no haya mucha afluencia de turistas tendrás la oportunidad de callejear por una autentica ciudad medieval en la que no se escuchan nada más que los sonidos de los visitantes. Es uno de esos lugares que en fotos siempre parece menos atractivo de lo que realmente es. Te animo a que pases a conocerla.

 

Isla de Comino

 

Comino, Malta

 

Comino es la otra hermana pequeña de Malta. Es una isla deshabitada, ayudando a conservar sus playas casi vírgenes y maravillas naturales. Se puede llegar a ella desde el puerto de Malta o Gozo utilizando un ferry; el viaje dura unos 25 minutos y cuesta 10 euros ida y vuelta. Una de las atracciones que más destaca es la Laguna Azul, o Blue Lagoon, una playa rocosa popular. Si buscas un lugar menos concurrido, puedes caminar un poco y elegir otra playa con menos personas. Se recomienda llevar hidratación y comida, ya que en Comino solo hay un pequeño puesto de bocadillos.

 

Ya sabes qué ver en Malta en un día de crucero. Ahora planea tu itinerario y no esperes más para viajar.

 

Deja un comentario