Qué ver en Tallin en un día de crucero o en una escapada de dos días

Tallin es la capital de Estonia y parece salida de un cuento de hadas debido a sus estructuras medievales bien conservadas. Tanto así, que la zona antigua de la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Aunque es una ciudad relativamente pequeña, es importante saber qué ver en un día de crucero.

 

Cómo llegar al centro de Tallin desde el puerto

Situada al norte del país, es el principal puerto del mismo. Se encuentra a unos 2 kilómetros del centro de Tallin, haciendo posible que se llegue a él caminando. También se puede tomar el autobús 2 que sale del Terminal A. El billete cuesta aproximadamente un euro y la trayectoria dura 5 minutos. El autobús sale cada 20 minutos.

 

Qué ver en Tallin

 

Plaza del Ayuntamiento

 

Plaza del ayuntamiento, Tallin

 

Es el lugar donde comienzan y terminan casi todas las calles de la parte antigua de Tallin. Sus comercios, restaurantes y el ayuntamiento a un costado, la hacen el centro de la vida social y política. El ayuntamiento tiene su torre campanario de 64 metros, a la cual se puede acceder. Una atracción turística peculiar es que en esta plaza está la supuesta farmacia más vieja de Europa. Ésta data de 1422 y todavía conserva sus objetos originales. Además, cada año se convierte en un mercado navideño, con un gran árbol de navidad.

 

Catedral Alexander Nevski

 

Catedral de Tallin

 

Ubicada en el centro histórico de la ciudad, forma parte de las edificaciones que fueron declaradas patrimonio de la humanidad. Fue construida cuando Estonia era parte del Imperio Ruso, motivo por el cual su arquitectura se asemeja a la de ese país. Como es recordatorio de la dominación rusa, se ordenó su demolición en 1924, pero no se llevó a cabo. Hay que caminar un poco para llegar, pero vale la pena la vista que ofrece.

 

Iglesia San Olaf

 

Iglesia de San Olaf, Tallin

 

Alrededor de esta iglesia hay una leyenda interesante. Llegó a ser el edificio más alto del mundo entre 1549 y 1625, y se cree que esto fue importante para que la ciudad tuviera un símbolo característico y pudiera verse desde el mar. Sin embargo, casi no culmina su construcción porque se rumoró la existencia de una maldición que mataría a cualquiera que terminara la iglesia. Tiempo después apareció un hombre que pidió una gran suma de dinero para cumplir con la tarea, y lo hizo. Murió al caer de la torre mientras acomodaba la cruz torcida. Cierto o no, la iglesia sufrió de varios incendios y reconstrucciones, acortando su altura a 124 metros. La entrada es gratuita, solo hay que pagar para subir a la torre y apreciar las vistas de Tallin desde lo alto.

 

 

Visitas guiadas en Tallin
Si quieres conocer bien la ciudad de Tallin básicamente tienes dos opciones:

– Hacer este free tour por Tallin junto con el resto de los turistas (sin compromisos).

– Hacer esta visita guiada para visitantes en crucero. Aquí la visita está más orientada en tiempos y recorrido a los que hacen escala.

 

 

Torre de la Televisión de Tallin

Con sus más de 314 metros de altura, posicionándolo como la construcción más alta de Tallin, es el lugar perfecto para apreciar toda la ciudad. Dispone de una plataforma de observación de 360°, de 170 metros de alto, para que puedas disfrutar de las vistas. Para subir se utiliza un ascensor de alta velocidad, permitiéndote llegar a la plataforma en menos de un minuto. Además, podrás ver una película en 3D sobre la historia de las telecomunicaciones en el país y sobre la torre de televisión.

 

Parque Kadriorg

 

Museo de arte, Tallin

 

El parque fue diseñado para rodear el Palacio de Kadriorg, el cual fue concebido por Pedro el Grande, el zar ruso, para su esposa Catalina I. Actualmente alberga varios museos modestos y galerías de arte, incluyendo el Museo de Arte Kumu que se enfoca en el arte de Estonia. También aquí se encuentra la residencia del presidente. Aunque está un poco alejado del centro histórico, se recomienda recorrer su majestuoso jardín y obras de arte.

 

Restaurante Olde Hansa

 

Olde Hansa, Tallinn

 

Ésta es la locación ideal si se busca vivir una experiencia gastronómica distinta. Este restaurante temático hace sentir a sus visitantes como si estuvieran en la Edad Media, comiendo la comida típica cocinada igual y con utensilios de la época. Una ventaja es que el menú se encuentra en diferentes idiomas, incluyendo el castellano. Prueba la cerveza a la canela, el oso, el jabalí y más platillos interesantes.

 

Zoológico de Tallin

 

zoológico, Tallin

 

Se trata del único zoológico en Estonia y fue inaugurado en 1939. Cuenta con más de 500 especies diferentes, incluyendo osos polares, rinocerontes negros y elefantes africanos; distribuidos en unas 89 hectáreas de bosque y espacios ambientados. Cabe destacar que el zoológico se divide en una parte vieja y en una nueva. La vieja puede considerarse como la pesadilla de cualquier amante de la naturaleza, ya que los animales, por falta de fondos, se encuentran en jaulas no aptas. Por ende, se buscan donaciones con urgencia para acondicionar mejores ambientes. Por otro lado, la parte nueva sí goza de áreas cómodas para los animales.

 

Celdas de la KGB

En Tallin, la KGB tuvo sus operaciones. En el centro histórico de la ciudad, queda abierto al público, un recuerdo de la dominación soviética y es la prisión a donde enviaban a los supuestos enemigos del Estado. Allí esas personas eran torturadas antes de ser ejecutados o trasladados a Siberia. Es una buena forma de revivir la historia y la entrada cuesta 5 euros.

 

Qué ver cerca de Tallin. Excursiones recomendadas

 

Parque nacional de Lahemaa

Fue el primer parque de la Unión Soviética y es el primer parque nacional de Estonia. Es una de las principales atracciones turísticas del país, ya que dentro de sus 725 kilómetros cuadrados posee una serie de pueblos pesqueros y facilita actividades al aire libre. Explora sus senderos y bosques, relájate en su spa y descubre las edificaciones que tiene, como el antiguo puerto de submarinos soviéticos o sus peculiares torres. También, podrás maravillarte con la catarata más alta y ancha de Estonia, Jägala, que mide 8 metros.

 

Parque Husky

 

parque husky, Tallin

 

A una hora de Tallin se encuentra esta granja de perros husky. Allí podrás interactuar con estos perros y conocer sobre su historia, así como sobre cómo es la vida en la granja. Además, podrás pasear con ellos, teniendo un husky sujetado a tu cintura para que te ayude en la caminata. Si hay suficiente nieve, también podrás subirte en un trineo impulsado por los perros. Después, puedes calentarte con una bebida caliente y un ligero bocadillo.

 

Como ya sabes qué ver en Tallin en un día de crucero, recuerda tenerlo presente cuando planees tu próximo viaje.

 

Deja un comentario